Visitar una heya

Japón es uno de los países que recibe más número de turistas al año en todo el mundo y muchos de ellos buscan conocer la parte más tradicional del país asiático. Y sin duda todos estamos de acuerdo en que hay pocas cosas más tradicionales en este país que el mundo del sumo. Por eso muchas personas adquieren entradas para acudir a una jornada de competición durante la celebración de los torneos oficiales.

Un dia en una heya
Asistir a un entrenamiento en una heya nos sumergirá en parte del Japón más tradicional

Sin embargo hay otra opción de ver a los luchadores en acción y es la de visitar una heya cuando vamos de visita a Japón y no estamos en época de competición. Es, sin duda, una de las experiencias más interesantes que se pueden hacer en el país del sol naciente, aunque para ello debemos de tener muy claros cuáles son los horarios y las actividades que se realizan en ellos. Para ello nada mejor que este enlace a un artículo que escribimos para la web Japonismo.com.

También hay que tener en cuenta que vamos a un sitio privado, por lo que deberemos respetar escrupulosamente las reglas de la heya a la hora de observar la práctica de los luchadores. Para saber más sobre este asunto os recomendamos la lectura de este otro artículo que también publicamos en la web Japonismo.com sobre este asunto.

Tras acabar el entrenamiento se puede charlar con algunos luchadores… eso sí, siempre en japonés

Cuando ya tenemos claro que queremos ir a ver un entrenamiento de sumo y cómo debemos comportarnos una vez allí, ya sólo nos falta elegir la mejor heya para hacerlo. Muchas no admitirán extranjeros y siempre es aconsejable confirmar la disponibilidad de ser recibidos el día anterior mediante una llamada telefónica en japonés (la pueden hacer desde la recepción del hotel en el que se esté alojado), aunque también la elección puede depender de la zona en la que estemos. Y es que aunque la mayoría de las heyas se ubican en el barrio de Ryogoku y adyacentes, también las hay en las afueras de la ciudad. Para escoger la más adecuada y que tengáis los datos de todas las heya a la hora de realizar vuestra elección, aquí os dejamos un mapa de Tokio con todos los gimnasios marcados.

Hay que tener en cuanta, de todas formas, que hay nuevas heya que se abren cuando algún luchador famoso se retira y otras que cierran cuando algún oyakata se jubila y no tiene a quién dejarla en herencia, así que remarcamos la importancia de confirmar el día anterior la posibilidad de ser aceptados en una heya para evitarnos sorpresas desagradables a la entrada de la misma.

También nos gustaría saber vuestra opinión si habéis acudido a alguna heya, si os gustó la experiencia y si se la recomendaríais a cualquier aficionado que esté planeando un viaje a Japón. Los comentarios podrían ser de mucha ayuda para los que estén deseando acudir a ver un entrenamiento en directo.