Sumo profesional

Análisis Hatsu 2011

El Hatsu basho me ha dejado un gran sabor de boca como pocos torneos últimamente lo han hecho. El Yokozuna como siempre estuvo dominador y consiguió el yusho el día 14, pero creo que lo que más valió la pena fueron los luchadores japoneses que dieron un gran espectáculo en este torneo (Kisenosato, Kotoshogiku, Goeido, Toyonoshima). Hace mucho que no veía el sumo con ojos de optimismo, pero siento que este año será muy positivo para el mundo del sumo.

Pero antes de pasar con los mortales empecemos con el Yokozuna Hakuho (14-1) que a pesar de haberse mostrado vulnerable de nuevo ante Kisenosato y casi perder ante Homasho, vuelve a demostrar que es un luchador que sabe como ganar en los momentos clave, y lo más importante, sabe como recuperarse de un descalabro. No tengo ni idea de cuantos torneos al hilo va a ganar, pero no veo a nadie que le haga sombra, ni tantito. Tendremos un 2011 con un solo nombre: Hakuho.

De nuevo los Ozekis dejaron mucho que desear, solamente uno de ellos consiguió los dobles dígitos, eso habla de lo bien que estuvieron los Sekiwakes.

Empecemos con Kaio, al cual honestamente no se le puede pedir más, y al contrario, parece que está peleando mejor de lo que lo había estado haciendo hace unos tres años. Lleva casi 2 años y medio sin makekoshis (solamente abandonó Nagoya del año pasado por una lesión) y parece que va a romper todos los récords relacionados con longevidad en el sumo. Disfruté especialmente la manera en que venció a Kotooshu este torneo y la pelea ante Tamawashi me encantó aunque haya perdido.

Baruto (9-6) tuvo un torneo pésimo. Terminó el basho con un récord de 2-5. Baruto no ha podido tener un tachiai estable y definido, de repente sale con tsuppari, pero sin un juego de pies adecuado. A veces busca el mawashi pero no siempre con éxito, y lo acaba tomando por arriba del hombro de su enemigo. A estas alturas sus rivales ya saben como desmantelar a este luchador. Más le vale al gigante de Estonia ponerse a trabajar en su tachiai y su trabajo de pies si quiere aspirar a ganar un torneo próximamente. Desgraciadamente él es el luchador que más se le “acerca” a Hakuho en estos momentos. Por el bien del sumo, esperemos que mejore.

Kotooshu (10-5). El “mejor” de los Ozekis este basho terminó con un récord de 3-4. Suficiente se ha dicho ya sobre este luchador, que aunque tiene físicamente todos los requerimientos para ser un Yokozuna, la parte mental no deja de fallarle. Este torneo fue un claro ejemplo al perder el día siguiente de que el Yokozuna fue derrotado. El de Bulgaria no aguanta la presión y así no se puede aspirar a subir de rango.

Harumafuji (8-7) tuvo un torneo espantoso. No se que tan lesionado esté, pero su sumo en la mayoría de los casos estuvo fuera de sincronía con un tachiai bastante malo. Las derrotas que tuvo ante Baruto y Kisenosato son muestras de lo mal que estuvo el Ozeki. Esperemos que regrese en mejor forma para este torneo.

El sumo necesita de Ozekis que reten constantemente al Yokozuna, no que vengan solamente a obtener el kachikoshi para cobrar su salario mensual.

De los cuatro puestos que hay en el sanyaku tres obtuvieron kachikoshi, entre ellos dos japoneses, Kisenosato y Kotoshogiku que además lograron dobles dígitos.

Kisenosato dio un gran torneo, no solamente porque fue capaz de vencer de nuevo al Yokozuna, sino también porque a pesar de haber perdido algunos encuentros durante el torneo, no se desinfló como antes lo hacía y no tuvo derrotas consecutivas. Es muy claro que Kisenosato le puede ganar a cualquiera, ya solamente en cuestión de confianza. Aunque se que nos ha decepcionado varias veces, apenas tienes 25 años y ya un montón de experiencia. Afortunadamente no soy el único que piensa que Kisenosato está listo para despegar. La forma en que desmanteló a Harumafuji el último encuentro, venciéndolo en cada uno de los aspectos del sumo, es una muestra de que este luchador está ya listo para el siguiente rango.

Kotoshogiku, que ganó el Galardón Técnico, también nos regaló un gran torneo. Su tachiai fue muy bueno y su juego de pies aún más. Venció a rivales como Harumafuji, Baruto y al mismo Kisenosato. Parece haber dejado atrás su gran problema, la falta de continuidad, ya que ha obtenido el kachikoshi en 5 de sus últimos 6 torneos, dos de ellos con dobles dígitos. No creo que este luchador este listo para el rango de Ozeki, pero esperemos que siga incomodando a sus rivales como hasta ahora y que se mantenga como una presencia permanente en el sanyaku.

Tochiozan (6-9). Terrible torneo para el del Kasugano-beya. Después de que hace dos torneos nos dio esperanzas de que tal vez estaba para grandes alturas, el Komusubi se derrumbó este torneo dando un espectáculo lamentable. Lo peor es que físicamente es un gran luchador, su problema es mental.

Cerramos el sanyaku con Kakuryu (8-7) que empezó el torneo de manera muy floja perdiendo los cuatro primeros encuentros. Este luchador es una incógnita para mi;creo que su técnica es magnífica y no me parece un luchador que se ponga nervioso cuando enfrenta a un rival por encima de él, sin embargo creo que le falta espíritu combativo. Se le ve muy tranquilo siempre, y aunque tiene toda la calidad para estar en el sanyaku durante varios torneos, me parece que no podrá alcanzar un rango más alto del de Sekiwake. Por cierto que en esta ocasión el banzuke no le beneficiará, ya que a pesar de haber obtenido el kachikoshi muy probablemente conservará su rango de Komusubi el próximo torneo.

Demos paso a los maegáshiras:

Toyonoshima (8-7). Sorprendente torneo de este luchador que después de vencer a Baruto el día 1 encajó 7 derrotas consecutivas para posteriormente ganar los últimos siete encuentros del torneo. Queda claro que este es un luchador de rachas, cuando está en buena forma le puede ganar a cualquiera. Pero para poner su desempeño en perspectiva hay que decir que solamente 2 victorias de sus 8 las consiguió ante luchadores que obtuvieron el kachikoshi. Sin embargo, la concentración necesaria para no sucumbir a los nervios cuando cada día te juegas el makekoshi es muy notable. A Toyonoshima lo tendremos en el sanyaku el próximo torneo, esperemos que que ya se encuentre un poco más «encanchado» en estas alturas del banzuke para que pueda tener un mejor desempeño.

Aminishiki (6-9). Uno puede predecir cómo será el desempeño de este luchador de acuerdo a la cantidad de vendajes que tenga en su pierna. En esta ocasión los vendajes llegaban casi hasta el tobillo, de ahí su mal desempeño.

Tochinoshin (4-11). Las lesiones no le permitieron a este luchador mostrar su pleno potencial, el cual creo que es mucho. A pesar de eso cerro «bien» el torneo ganando su últimos tres encuentros. Con un récord tan malo caerá bastante en el banzuke, y si regresa sin lesiones, esperen más de 10 victorias para el próximo torneo.

Yoshikaze (4-11). Ni la movilidad ni la agilidad que posee este luchador son útiles a estas alturas del banzuke. Ya le veremos un mejor desempeño a media tabla el siguiente basho.

Aran (5-10). Algo tiene este luchador que me atrae mucho, ha de ser su monumental fuerza bruta que no siempre tiene oportunidad de enseñarnos. Inolvidable será para mí la victoria por tsuridashi que tuvo ante Baruto el día 10 (que por cierto inició la debacle del Ozeki). Si Aran tuviera mejor técnica otro gallo cantaría. Por cierto que también venció a Kisenosato.

Tamawashi (5-10). Este rikishi navega siempre con bandera baja, es decir que no se da a notar mucho. Tuvo un torneo difícil, ya que le tocó enfrentar a luchadores muy difíciles, sin embargo tuvo muy buenas victorias ante Homasho, Goeido, Harumafuji y Kaio (cómo olvidar esa pelea, que más bien parecía un encuentro de boxeo). Me parece que en algún momento del año Tamawashi estará de regreso a estas alturas del banzuke.

Homasho (8-7) mostró altos y bajos. Su momento más dramático fue cuando tuvo contra la lona al Yokozuna dejando ir una oportunidad que difícilmente se le volverá a presentar. Este luchador nunca ha pisado el sanyaku, esperemos que el próximo torneo sea una catapulta para él.

Tokusegawa (9-6) me llama poderosamente la atención. Tiene una base bastante estable y sólida, y es muy fuerte. Este torneo no tiene victorias demasiado impresionantes pero es muy constante. Estaremos al pendiente de su desempeño el próximo torneo, ya que le tendremos en M1, donde le tocará enfrentar a todos los de arriba.

Goeido (11-4) es un luchador que me fascina. Creo que posee una gran técnica (aunque por alguna razón siempre empieza los torneos muy flojo) y tiene un gran futuro. A partir de su torneo de suspensión por el escándalo de las apuestas ilegales, ha tenido tres torneos con dobles dígitos (12-12-11). Será un placer verlo pelear contra los mejores el próximo torneo.

Asasekiryu (6-9). Nada que decir de este luchador que solamente una de sus victorias fue ante un rival que obtuvo el kachikoshi.

Me preocupa que Kyokutenho (7-8) y Miyabiyama (6-9) no hayan podido obtener kachikoshis a pesar de estar en niveles tan bajos en la tabla. Supongo que finalmente la edad les está afectando.

Fue un torneo desastroso para los nativos de Georgia, que solamente alcanzaron 8 victorias entre los dos. Parece que Kokkai (3-12) está muy lesionado de su brazo. El próximo torneo será muy importante ya que el Juryo es como un agujero negro del que si no escapas inmediatamente, te engulle y ya no te deja salir. (Pregúntenle a Futeno). Supongo que el sumo que ejecuta Gagamaru (5-10) es el que mejor se adecua a su tipo de cuerpo, pero definitivamente necesita practicar más su juego de piernas (deashi).

Takekaze (8-7) al igual que su compañero del Oguruma beya (Yoshikaze) pertenecen a la media tabla. Solamente tres de sus victorias fueron ante luchadores que obtuvieron el kachikoshi.

Pensé que Tosayutaka (7-8) tenía más futuro en la división, pero creo que me equivoqué ya que encajar el makekoshi en M7 no es una buena señal.

Para un servidor es un placer ver pelear a Kitataiki (9-6), un luchador con muchísimo potencial pero que tiene una lesión en la rodilla que nunca lo dejará en paz. Supongo que ni siquiera tiene futuro dentro del sanyaku, pero aún así disfruto mucho ver sus encuentros.

No tengo mucho que comentar sobre Tokitenku (6-9) que tuvo un torneo horroroso, al igual que Shimotori (2-13), Kimurayama (6-9) y Toyozakura (5-10). Dos o tres de ellos acabarán en Juryo para el próximo torneo.

Takamisakari (6-9) también tuvo un torneo horrible debido a una lesión en su hombro derecho. Este luchador es importantísimo para el mundo del sumo, ya que es uno de los más famosos. Supongo que más de uno va al estadio solamente para verlo. Por el bien del sumo esperemos que se recupere para el próximo torneo.

Wakanosato (8-7) tuvo el mejor inicio de torneo de su vida para acabar echándolo todo a perder encajando seis derrotas al hilo. Supongo que el kachikoshi conseguido el último día lo hizo sentir aliviado, aunque no especialmente satisfecho.

He de confesar que en algún momento del año pasado me sentí atraído un poco por Hakuba (8-7), sin embargo no ha dejado de hacer un ligero henka a la izquierda cada vez que empieza un encuentro. Su sumo evasivo no es algo que particularmente me interese. Obtuvo el kachikoshi pero solamente venció a dos luchadores que tuvieron mayoría de victorias.

Alguno de ustedes se acuerda de que en Aki de 2009 Shotenro (8-7) obtuvo un kinboshi venciendo al Yokozuna Hakuho? Este luchador tiene un gran potencial y en ocasiones su sumo es excepcional, sin embargo no ha logrado llegar a mayores alturas por dos razones, la primera, una lesión en la rodilla que no lo deja en paz (al igual que Kitataiki), y la segunda, dicen que no le gusta mucho entrenar. Es una lástima, pero me parece que será un luchador que tendremos siempre a media tabla con saltos ocasionales a la parte alta del banzuke.

Nada especial que decir de Koryu (8-7) salvo que el torneo pasado logró obtener por primera vez un kachikoshi en el Makuuchi después de 5 intentos infructuosos. Esta vez volvió a repetir la hazaña, lo cual seguramente le llevará a conseguir el puesto más alto que ha conseguido hasta ahora en la máxima división.

El sumo de Mokonami (8-7) es bastante lento, aunque tiene buena técnica en el mawashi. Cuando este luchador sube al dohyo, es muy probable que el encuentro se alargue bastante, como es este torneo, en que dos de sus peleas duraron más de un minuto. Cuatro victorias ante luchadores que obtuvieron kachikoshi. Nada mal.

Okinoumi (11-4) fue una grata sorpresa este torneo. Él fue otro de los rikishis que se vieron suspendidos por el escándalo de las apuestas ilegales. Parece que el castigo le sirvió ya que ha obtenido kachikoshis en dos torneos seguidos y dobles dígitos en Hatsu. Su juego de pies fue especialmente rápido y su lucha a la altura del mawashi dejó muy buen sabor de boca. Obtuvo buenas victorias ante Toyohibiki y Tochinonada. Pero al final del torneo su sumo fue puesto un poco más en perspectiva, ya que se vio totalmente superado por Kisenosato y Tokusegawa. Esperemos que este luchador siga superándose y aprendiendo. El próximo torneo tendrá el rango más alto que haya alcanzado en su carrera y seguramente le tocará enfrentar a algún uno que otro Ozeki. Una dura época de aprendizaje le espera.

Kotokasuga (8-7) es un luchador que no conozco bien, es del Sadogatake-beya por lo que entrenar todos los días con Kotooshu y Kotoshogiku (y antes con Kotomitsuki) ha de rendir algunos dividendos. Obtuvo cuatro victorias ante luchadores con mayoría de victorias, entre ellos Okinoumi.

Wakakoyu (9-6) es un luchador que al parecer tiene un numeroso club de fans. A mi particularmente no me encanta su estilo de sumo, ya que cuatro de sus nueve victorias fueron por hatakikomi. Por otro lado, obtuvo seis victorias ante luchadores que alcanzaron el kachikoshi. Seguramente es alguien al que habrá que tener en cuenta para los torneos que siguen.

Toyohibiki (9-6) es como un toro que sale disparado del tachiai para embestir al rival que tenga enfrente. Cuando su tachiai es bueno puede sacar a su enemigo de del dohyo en un santiamén. El problema es que no siempre su cuerpo superior y su cuerpo inferior están bien conectados, es decir que empuja solamente con los brazos y no con todo el cuerpo. Por esta razón me parece que aunque tiene un buen físico, nunca llegará a las altas esferas del banzuke.

Me encanta ver combatir a Sokokurai (8-7), que aunque es muy ligero (125 kg.) casi siempre ejecuta un sumo frontal intentando desmantelar a sus rivales desde el mawashi. Para mi es un placer verlo, esperemos que su físico le permita mantenerse en el Makuuchi durante algún tiempo.

Para terminar fue un placer ver a Tochinonada (9-6) tener el mejor arranque de torneo en su carrera para terminar con nueve victorias. Este luchador es un super veterano que nació en 1974. Alguna vez alcanzó el rango de Sekiwake (¡en 2001!). Pero últimamente había tenido problemas con lesiones (y con la edad, supongo) que lo hicieron caer al Juryo 3 veces. Espero que podamos seguir viendo sus sukuinages por algunos torneos más.

El próximo torneo estará plagado de buenos luchadores en los primeros 16 puestos del banzuke, lo que pronostica una masacre, de la cual el único que saldrá sin rasguños será el Yokozuna Hakuho.

Sumo Japonés
Eduardo de Paz, conocido como Leonishiki en los foros del mundo del sumo, lleva siguiendo el deporte nacional japonés de forma seria desde 1997. Comentarista de Eurosport y autor del libro "Sumo, la lucha de los dioses".
http://sumojapones.com

One thought on “Análisis Hatsu 2011

  1. Me han gustado tus disecciones sobre todos los rikhisis.
    Como sabes yo acabo de conocer este deporte, si bueno…
    alguna vez habré visto algúnas imágenes en algun canal pero me llamaban poco la atención.
    Gracias a tu blog, cibersumo y sumotalk y viendo mi primer Basho el Hatsu 20011 solo puedo decir que me ha encantado, seguiré leyéndote muchos Bashos más.
    Por cierto mi favorito es Kisenosato que está claro que llegará a Ozeki y por que no Yokozuna.
    Ja Ne.

Queremos saber tu opinión, déjanos un comentario