Uncategorized

Pequeño tributo a Takamisakari

Como siempre ocurre tras un torneo oficial, muchos luchadores deciden abandonar la competición en activo, la mayoría de las categorías inferiores. En esta ocasión, además, otros veteranos como Bushuyama y Hokutokuni decidían también poner fin a sus carreras, el primero debido a su edad y el segundo por una nueva lesión que, en ambos casos, les hacía prácticamente imposible el retornar a los grados de sekitori. Pero sin duda la retirada más mediática de todas ha sido la de Takamisakari, largamente anunciada ya desde hace meses y que, finalmente, se ha cumplido tras la culminación del Hatsu Basho debido al mal resultado del rikishi de Aomori que con total seguridad iba a ser descendido a Makushita.

'Robocop' Takamisakari durante su espectacular shikiri. Foto: Asojima, Sumo Forum
‘Robocop’ Takamisakari durante su espectacular shikiri. Foto: Asojima, Sumo Forum

Takamisakari nació el 12 de mayo de 1976 en la localidad de Itayanagi, en el prefectura de Aomori, y su verdadero nombre es Seiken Kato. No entró en el mundo del sumo directamente sino que lo hizo a través de la Universidad Nihon, una de las más prestigiosas de Japón (en temas de sumo) y con la que consiguió coronarse como campeón universitario, lo que le permitió acceder al sumo profesional en la parte baja de Makushita y saltarse las tres primeras categorías. Hizo su debut en el Haru Basho de 1999 y en enero del año siguiente ya subía al dohyo como luchador de Juryo, alcanzando la división Makuuchi tan sólo seis meses después. Sin embargo una lesión en el transcurso del torneo de Nagoya le hizo perderse varios torneos y acabó de nuevo en Makushita, de donde volvió a salir en noviembre de 2001 para, a continuación, conseguir el yusho de Juryo en el Hatsu Basho de 2002, el único que conseguiría en toda su carrera. De vuelta a Makuuchi ascendió rápidamente por el banzuke alcanzando el rango de Komusubi en septiembre de ese mismo año, pero la parte alta de Makuuchi demostró ser su techo, moviéndose desde entonces casi siempre en la zona media de la división. En el torneo de Nagoya de 2003 consiguió sus dos únicos kinboshis de su carrera, al derrotar en el mismo torneo al Yokozuna Musashimaru (que se retiró del torneo tras esa derrota) y al Yokozuna Asashoryu, y en noviembre de ese mismo año consiguió volver al sanyaku, pero de nuevo su paso fue efímero y ya nunca más tendría ocasión de pisar esa zona.

Tras casi 10 años compitiendo de forma ininterrumpida en Makuuchi, Takamisakari empezó a notar el paso de la edad y sus resultados empezaron a acercarle al descenso, consumado finalmente tras el torneo de Nagoya de 2007. Desde entonces anunció públicamente que seguiría combatiendo siempre y cuando pudiese mantenerse como sekitori, pero que si en algún momento descendía a Makushita entonces se retiraría, cumpliendo su promesa cuando tras un mal resultado de 5-10 como Juryo 12 en el pasado Hatsu Basho y su seguro descenso de categoría, anunciaba públicamente su retirada del sumo profesional en activo, aunque permanecería dentro del mundo del sumo con el nombre de Furiwake oyakata, afiliado a la Azumazeki beya en donde desarrolló toda su carrera como luchador profesional.

Sin duda lo que más famoso hizo a Takamisakari durante su carrera no fue su estilo de sumo ni el ser un luchador capaz de conseguir grandes triunfos, sino ese espíritu de lucha que le hizo desarrollar un shikiri muy espectacular que le hizo ganarse el sobrenombre de ‘Robocop’ y que enseguida cautivó a los espectadores japoneses, convirtiéndose en el favorito del gran público que le recibía siempre en todos los torneos con una gran ovación. Prueba del fervor que desataba entre la gente es que los organizadores del próximo jungyo de primavera, que se llevará a cabo el próximo mes de abril, han solicitado a la Nihon Sumo Kyokai que permita a Takamisakari actuar como luchador frente a los niños, a pesar de estar ya formalmente retirado, algo totalmente inusual en el sumo. Y es que la no presencia de Takamisakari entre los luchadores que van a participar en estos torneos de exhibición sin duda haría retraerse a muchos aficionados que sueñan con ver a su luchador favorito en directo por última vez.

Pasará tiempo hasta que vuelva a aparecer otro luchador como Takamisakari. No podemos decir que fuera el mejor, pero está claro que ha sido el más mediático de todos los que han pisado el dohyo en los últimos años. Sin duda el mundo del sumo le va a echar de menos.

Sumo Japonés
Eduardo de Paz, conocido como Leonishiki en los foros del mundo del sumo, lleva siguiendo el deporte nacional japonés de forma seria desde 1997. Comentarista de Eurosport y autor del libro "Sumo, la lucha de los dioses".
http://sumojapones.com

2 thoughts on “Pequeño tributo a Takamisakari

  1. Extrañaremos sus apoteosicas participaciones, desde México saludamos el retiro de TAKAMISACARI. En cuestión de pundonor, espíritu combativo y popularidad, el sumo profesional no volverá a ser lo mismo, la historia de TAKAMISAKARI demuestra que en el mundo del sumo, no siempre ser Yokozuna garantiza la admiración y el cariño del publico. ¡¡¡¡¡¡Hasta pronto TAKAMISACARI!!!!!!!

Queremos saber tu opinión, déjanos un comentario