Opinión

Se acerca el final de una era

En el pasado Hatsu Basho de 2019, celebrado en Tokio, el actual emperador Akihito se despidió del público. El próximo mes de mayo abdicará del trono y le sucederá su hijo Naruhito, lo que hacía de este el último torneo en Tokio durante su reinado. En Japón tradicionalmente se divide el tiempo en eras, cada una correspondiente al reinado de un emperador, que decide el nombre de la era. Por tanto, la abdicación de Akihito pondrá fin a la era actual, denominada Heisei, y dará inicio a una nuevo, cuyo nombre aún tiene que anunciar el futuro emperador Naruhito.

El heredero Naruhito junto al emperador Akihito
Foto: Eugene Hoshiko, AP/File

Podríamos decir que en el sumo está sucediendo algo parecido. Los últimos años han sido protagonizados por una generación de luchadores, encabezada por Hakuho, que se ha mantenido durante mucho tiempo en los primeros puestos del banzuke, con una estabilidad sin precedentes en la historia del sumo. Podemos encontrar una prueba de ello consultando en la web de Sumo Reference los emparejamientos que más veces se han dado en la historia del sumo . Lidera la clasificación el encuentro entre Kisenosato y Kotoshogiku, que se ha celebrado en 67 ocasiones, y a continuación hay otros enfrentamientos entre estos dos luchadore, Hakuho y Harumafuji. Fuera de este grupo, únicamente el encuentro entre Takanonami y Musashimaru llega a 60 ocurrencias. A estos cuatro luchadores habría que añadir como compañero de generación a Kakuryu, que se unió ligeramente más tarde y por eso no llega a tantos encuentros contra sus rivales.

Últimamente estamos presenciando como esta gloriosa generación está llegando a su fin. El primero en abandonar el sumo, hace poco más de un año, fue el yokozuna Harumafuji, debido al escándalo de la agresión a Takanoiwa, que precisamente en este torneo ha anunciado su retirada definitiva. Ahora ha abandonado Kisenosato, incapaz de superar sus problemas físicos y alcanzar el nivel al que nos tenía acostumbrados. Kotoshogiku sigue en activo, pero hace ya dos años que perdió el rango de ozeki, y ya ha abandonado la parte alta de la clasificación. Kakuryu y Hakuho están teniendo muchos problemas de lesiones últimamente, y si no recuperan su forma física podrían retirarse próximamente. Hakuho ha anunciado varias veces que quiere llegar a los Juegos Olímpicos de 2020 en Japón en activo para ser abanderado de Mongolia, pero está por ver que las lesiones le permitan permanecer un año y medio más.

Kisenosato, Kotoshogiku, Kakuryu, Harumafuji y Hakuho
Foto: KAZUHIRO NOGI, AFP/Scanpix

Sin embargo, a diferencia del caso del emperador, en el sumo por el momento no está nada claro quién puede recibir el relevo de esta generación. En los últimos años ha habido muchos luchadores que en algún momento han parecido candidatos de futuro, pero que por distintas razones no han terminado de llegar al máximo nivel. Las lesiones han sido culpables de que varias carreras fuesen mucho menos exitosas de lo esperado. Terunofuji es posiblemente el caso más claro, pero también hay otros casos como Tochinoshin, Endo, Ura, Jokoryu, Osunaarashi… Como vemos, las lesiones están teniendo un protagonismo enorme últimamente, tanto para terminar anticipadamente carreras de veteranos como para truncar las de muchos candidatos. Claro, que no todos los fracasos son atribuibles a las lesiones, también hay otros luchadores que de momento no han llegado al éxito que cabía esperar de ellos sin tener grandes problemas conocidos de lesiones, como Ichinojo, Hokutofuji o Shodai.

Los que han conseguido mantenerse más o menos libres de lesiones han aprovechado la oportunidad de la falta de competencia para cosechar sus propios éxitos, como ha ocurrido en el último yusho de Tamawashi o anteriormente con los de Takekeisho y Mitakeumi. Estos dos últimos parecen ahora mismo los candidatos mejor situados a tomar el relevo generacional; tendremos que estar atentos a su futuro desempeño. A día de hoy parece que su nivel aún está por debajo de lo que cabe esperar de un yokozuna o incluso de un ozeki.

Si esta situación de falta de nuevos dominadores en el sumo persiste podría repetirse una situación similar a la que se dio a principios de los años 90. Después de que durante cinco torneos en 1990 y 1991 coincidiera un grupo de cuatro yokozunas (Chiyonofuji, Hokutoumi, Onokuni y Asashifuji), sus retiradas, muy próximas en el tiempo, dejaron al sumo sin ningún yokozuna durante cuatro torneos en 1992 y 1993, hasta la promoción de Akebono. Era una situación que no se había dado desde otro periodo sin yokozunas en el banzuke en 1931 y 1932, más de sesenta años antes.

¿Cuánto tiempo más aguantarán Hakuho y Kakuryu? ¿Conseguirá Hakuho cumplir su intención de permanecer en activo hasta los Juegos Olímpicos? ¿Veremos un periodo sin yokozunas en el banzuke? ¿Quién será el siguiente yokozuna?

6 thoughts on “Se acerca el final de una era

    1. Hola Uli. Creemos que sí, al menos eso es lo que se anunció cuando se confirmó su baja del torneo de enero. De todas formas habrá que esperar hasta los últimos días antes del inicio del Haru Basho para saber si finalmente vuelve o si decide seguir recuperándose.

  1. Quizas deberian plantearse cambiar algunas cosas para evitar lesiones. Las caidas desde los casi 60 cm de altura del dojo hacen que estas lesiones sean peores, por ejemplo. Esperemos que los lesionados se recuperen pronto.

Queremos saber tu opinión, déjanos un comentario