Nagagawa beya
Noticias

Los luchadores de la Nakagawa se recolocan en otras heyas

Hace unos días saltaba la noticia de que la Nakagawa beya iba a cerrar sus puertas debido a un nuevo escándalo de violencia verbal y física del oyakata principal (antiguo Maegashira Asahisato) con sus pupilos. Al parecer uno de ellos lo grabó en video y se lo hizo llegar a la Kyokai, que en su nueva política de tolerancia cero con este tipo de actos no ha dudado en actuar de forma contundente.

Y es que en la reunión de la junta directiva de ayer lunes en la que se aprobaba permitir que un reducido número de espectadores acudan a presenciar el torneo de julio que se inicia este domingo, se trataba también el tema de la violencia en esta heya, con un rumor que sobrevolaba los mentideros del sumo de que el oyakata podía ser expulsado de la asociación.

Según se ha sabido, Nakagawa actuó de forma violenta con tres de sus luchadores, según nos indicaba la web tachiai.org en uno de sus artículos.

  • Al parecer en febrero, el rikishi A llevaba la comida de forma descuidada. El oyakata acompañó su advertencia de no derramar la comida con un puñetazo en medio de su cara.
  • Durante el Haru Basho del pasado mes de marzo, se suponía que el rikishi B debía manipular la mercancía que se enviaba al alojamiento de la heya y lo hacía de forma incorrecta o inapropiada. Estaba sentado con las piernas cruzadas cuando el oyakata le dio una patada en la espalda y posteriormente una bofetada.
  • El mismo rikishi B se quedó dormido mientras iba en un taxi de vuelta al alojamiento de la heya en otra ocasión durante ese mismo basho. El oyakata se enfadó, y una vez en el alojamiento, le hizo sentarse en seiza y, además de amonestarle, le dio tres patadas en el estómago y dos puñetazos en el pecho.
  • El año pasado, el rikishi C volvió de degeiko y al oyakata no le gustó la forma en que estaba atado su obi, y le regañó, adornando la amonestación con un puñetazo en la sien.

Al final la asociación, habida cuenta de que no hubo heridas de consideración y de que los luchadores han aceptado las disculpas que les presentó su oyakata, ha tomado la decisión de no expulsarle ni tampoco de solicitar su retiro, sino que se ha conformado con degradarle dos grados, hasta la categoría más baja de los oyakata. Eso sí, pierde su heya que será cerrada y sus miembros repartidos en diferentes gimnasios. El propio oyakata pasará a formar parte de la Tokitsukaze beya como entrenador de segundo nivel.

El presidente de la Asociación de Sumo, Hakkaku Rijicho (antiguo Yokozuna Hokutofuji), comentó sobre este tema que «lamento profundamente la violencia ocurrida, el que lo haya realizado un oyakata es lo peor que puede pasar. Seguiremos consultando con el Comité de Cumplimiento para asegurarnos de que esto no ocurra en el futuro, y seguiremos trabajando para reforzar la prevención», dijo.

Exactamente esta es la distribución de luchadores y resto de integrantes de la ya extinta heya que cambian de ubicación:

A la Kataonami beya: Makushita Kyokusoten y Yobidashi Kohei
A la Tokitsukaze beya: Makushita Yoshii y Jonidan Sasazaki
A la Tomozuna beya: Jonidan Kasugaryu y Jonidan Kiyama
A la Miyagino beya: Jonidan Haruhikari y Sewanin Byakuhoyama
A la Oitekaze beya: Jonidan Okunisato
A la Asahiyama beya: Jonidan Yoshizawa
A la Arashio beya: Tokoyama Tokijin
A la Isenoumi beya: Tokoyama Tokiharu
Retirado: Sandanme Kyokuyuko

Precisamente la ceremonia de retirada de este último luchador fue el último acto que se realizó oficialmente en la ya cerrada heya. Fue el domingo 12, con un lloroso y arrepentido Nakagawa oyakata que no dejó de pedir perdón a sus rikishi y a los patrocinadores presentes en el que ha sido el triste final de una de las heyas del sumo japonés.

Sumo Japonés
Eduardo de Paz, conocido como Leonishiki en los foros del mundo del sumo, lleva siguiendo el deporte nacional japonés de forma seria desde 1997. Comentarista de Eurosport y autor del libro "Sumo, la lucha de los dioses".
http://sumojapones.com

Queremos saber tu opinión, déjanos un comentario